¿Nativos o Huérfanos digitales?

Una corriente muy extendida de opinión asigna a los niños y niñas de hoy la capacidad de manejar un dispositivo conectado táctil[i]desde el primer momento, y sin que nadie les enseñe, mejor que un adulto.

 

El niño o la niña es curioso, y su mente aprende mediante toda una serie de mecanismos que el adulto utiliza menos (algunos nada de nada). Uno de ellos la prueba y el error. Toco aquí, no pasa nada, toco allí, recompensa, pasa algo bien. Además en un DCT la recompensa es inmediata y aleatoria[ii]Con las dos componentes, llegamos al resultado de que los niños y las niñas, los adolescentes, llegan rápidamente a usar para su satisfacción los DCT.

 

Pero, ¿saben usarlos? Es decir, ¿los usan con conocimiento de causa?

Pedidle a un adolescente que os diga cómo se usa la tienda de aplicación de su teléfono. Lo sabe, más o menos. ¿Cuál es su respuesta a “si borras una foto del WhatsApp[iii], se borra en todos sitios”? “¡Pues claro que sí, lo he borrado en mi teléfono!”

La primera pregunta que planteo en mis visitas a las clases de escuelas o institutos ya no es ¿quién tiene un DCT? Antes levantaban la mano algunos, ahora solo la dejan en la mesa dos o tres[iv], un tanto avergonzados. Ahora mi primera pregunta es: ¿quién paga los beneficios de FaceBook o Google? Ni idea. Parece que para ellos el dinero sale del aire.

Cuando hablamos de huella digital se sobrecogen, al realizar que TODO lo que han subido a internet está ahí, y que si empezaron a subir cosas con once años, quien sepa buscar sabrá más de ellos que ellos mismos cuando tengan veinticinco y quieran entrar en el mercado laboral.

 

Nadie, ni la familia, ni los amigos,  ni la escuela (maestros, a los que no se forma para, por ejemplo, utilizar los móviles como elementos auxiliares en la clase[v]) les han formado. Como saben qué botón abre el YouTube y buscar la canción de Dady Yankee, ¿para qué formarles en el sentido común?

 

La educación digital está aún en peor estado que la educación sexual o la educación científica. Seguimos para bingo en la creación de consumidores ciegos de porno, apuestas, modas, dispositivos inútiles, redes sociales turbias y fake news.

 

La solución: Querer a los hijos y aprender a que te guste estar con ellos. Acompañarles e ir aprendiendo con ellos, de ellos y a la vez que ellos. Mientras les vamos pasando algo de sentido común. Utilizar la tecnología en las escuelas, la que todos los niños y niñas llevan en las manos todos los días.

 

Para acabar hoy, una historia que cuento porque la madre lo pregonaba a los cuatro vientos en la sala de espera de la consulta del médico: dicha madre llega a su médico de cabecera en busca de medicinas. No se despega del móvil mientras habla. Su niño no duerme bien, llora con el llanto agotador, histérico, del niño que ya no puede dormir de lo cansado que está. En la sala de espera habla con una voluntaria,  compañera de grupo. Le cuenta que con un mes le compró una tableta al bebé para dejársela en la cama, así se suponía que dormiría y la dejaría seguir con su móvil tranquila. El niño duerme con la tableta en la cuna, permanentemente encendida – ahora con YouTube kids en bucle -, noche tras noche. Ella no suelta el móvil ni en la consulta del médico. Sale de la consulta encendida de rabia. El médico le ha enviado a la unidad de adicciones.

¿Este niño cuando crezca será un nativo digital? No. Será un huérfano digital. Le han cambiado a su madre por una táblet.

[i](Tableta, teléfono, portátil táctil) – para no ser más  pesado todavía, DCT –. Nótese que no hablamos de los que necesitan el teclado para comunicarse con ellos. En estos el desconocimiento acerca de su funcionamiento llega a extremos inusitados. No es que no los sepan usar, es que no saben qué hacer con ellos. Se cansan.

 

[ii]Aconsejo la lectura del hilo citado en este artículo https://tuiterismoilustrado.com/apuestas-deportivas-online-adiccion/

 

[iii]Una fotopene, un mensaje acosador a un compañero, una foto nocturna, cualquier otra comprometida.

 

[iv]Estoy hablando de clases con niños y niñas de 5º y 6º de primaria, 1º y 2º de la ESO. 10, 11, 12, 13, 14 años, en barrios no muy favorecidos de localidades de más de veinte mil habitantes de Sevilla, Andalucía. En jornadas de Educar Para Proteger de Andalucía Compromiso Digital, Cruz Roja https://www.andaluciacompromisodigital.org/

[1](Tableta, teléfono, portátil táctil) – para no ser más  pesado todavía, DCT –. Nótese que no hablamos de los que necesitan el teclado para comunicarse con ellos. En estos el desconocimiento acerca de su funcionamiento llega a extremos inusitados. No es que no los sepan usar, es que no saben qué hacer con ellos. Se cansan.

 

[1]Aconsejo la lectura del hilo citado en este artículo https://tuiterismoilustrado.com/apuestas-deportivas-online-adiccion/

 

[1]Una fotopene, un mensaje acosador a un compañero, una foto nocturna, cualquier otra comprometida.

 

[1]Estoy hablando de clases con niños y niñas de 5º y 6º de primaria, 1º y 2º de la ESO. 10, 11, 12, 13, 14 años, en barrios no muy favorecidos de localidades de más de veinte mil habitantes de Sevilla, Andalucía. En jornadas de Educar Para Proteger de Andalucía Compromiso Digital, Cruz Roja https://www.andaluciacompromisodigital.org/

 

[1]https://www.clarin.com/suplemento-educacion/debaten-uso-celular-clase_0_H1bBGgLiP7x.html

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *