NO sé qué contraseña poner.

A pesar de los esfuerzos de los fabricantes de teléfonos móviles, desarrolladores de páginas web y demás servicios por facilitarnos la labor, cada vez que nos apuntamos a un servicio, nos piden que creemos una contraseña.

 

Y, al día siguientes, tenemos el problema de siempre. Se nos olvidó la contraseña.

Hablo sobre todo de las personas mayores y niños y niñas. En mi trabajo en la escuela se pasa mucho tiempo haciendo recordar a los niños y las niñas las contraseñas de sus correos de trabajo en el colegio, por ejemplo.

 

Por otro lado, nos piden que nuestras contraseñas sean seguras, que tengan símbolos, mayúsculas, cifras… Que no las repitamos. Mucha tela.[1]

 

¿Qué podemos hacer?

 

Está la solución de utilizar un gestor de contraseñas[2]. O apuntarlas en un papel. O con un rotulador permanente en la funda del móvil (excelente idea para facilitarle el trabajo al amigo de lo ajeno) o hacer cualquier otra cosa. Pero no es de eso de lo que me gustaría dar mis truquitos aquí.

 

Hoy, un truquillo que utilizo para tener contraseñas seguras y que no se me olviden.

 

Me hago una frase, que suele ser común:

 

Esta es mi contraseña para mi correo Gmail del trabajo

Recuerdo el número de la calle

 

Contraseña:

EemcpmcGdT,12

 

Espero que os pueda valer de algo…

 

Ángel M Martínez Geldhof

Maestro, Coordinador TIC

Voluntario de Andalucía, Compromiso Digital (CruzRoja)